Un Crochet para cada Proyecto

Hace algunas semanas pregunte por redes sociales qué temas les gustaría resolver en el post de hoy, y para mi sorpresa, hay un problema que se repite mucho cuando estamos aprendiendo a tejer. ¿Cómo elegir el crochet correcto? Puede parecer un tema simple y algo que quizás no nos quite el sueño, pero nunca esta demás conocer las diferencias entre un tejido realizado con un crochet inadecuado y otro correcto, mal que mal, lo que buscamos siempre es un resultado estéticamente parejo y formas definidas de puntos para que la labor sea un trabajo impecable.

TIPOS DE CROCHET

Antes de empezar tu labor, te recomiendo probar la comodidad de tu mano con diferentes tipos de crochet. En esta búsqueda de materiales y accesorios que he realizado hasta la fecha, me he encontrado con diferentes tipos de agujas <obviamente tengo mis favoritos> y materiales de éstos. Los materiales más comunes son plástico, aluminio y madera, y en cuanto a su forma, hay crochet con mango ergonómico, sin mango, con luces, con gomas para que no se resbalen los dedos, y otros. Según la experiencia de mi mano enana, puedo comentarte que:

Crochet de madera: este tipo de crochet es perfecto para cuando viajas en avión y no puedes llevar elementos que sean punzantes <aunque bajo mi opinión personal, cualquier crochet puede ser un potencial arma si ocupas de mala manera la punta>, hasta la fecha, nunca me han quitado un crochet de madera… peeero, para tejer no es mi favorito. En general la punta de este crochet no es tan pronunciada como la de otros materiales y eso provoca que el hilo se me salga constantemente, además, como es un material noble, hay algunos hilados que se enganchan, o se “pegan” en la aguja y termino tejiendo muy muy lento para que el punto salga bien. Como te digo, esto es algo que me ocurre a mí, quizás para ti es perfecto y eso está más que bien.

Crochet de plástico: El crochet de plástico es útil, pero a mi juicio, débil de material, sobre todo en números pequeños. No digo que con mi mano de empanada teja muy apretado o tenga fuerza de Hulk, pero varias veces he hecho algún movimiento más fuerte y el crochet se ha quebrado en dos. Lo que sí es bueno, es que en números grandes <del 6 hacia arriba> es bastante cómodo para tejer porque su mango es grueso y de fácil manejo.

Crochet de aluminio: Este tipo de crochet, es un clásico y el mejor de todos. Firme, con una punta precisa y proporcional en su número y grosor, y tiene un centro plano para que los dedos queden bien apoyados. A mi parecer es bastante cómodo tejer con ellos, pero ojo con los números pequeños, porque al disminuir el número también disminuye el grosor de su mango y eso puede causar dolor en las manos.

Crochet con mango ergonómico: Quien haya sido el/la genio/a que haya pensado en ponerle un mango ergonómico a los crochet, merece todo mi respeto y admiración. Con esto soluciono todos los problemas que teníamos para tejer, sobre todo con las agujas pequeñas. Hay diferentes tipos de mangos, y la elección de ellos es un tema súper personal, porque la verdad, es que todos son cómodos y no duelen las manos después de varias horas.

Ahora que ya conoces los diferentes tipos de crochet, pasemos al tema central que es elegir el crochet adecuado para tu tejido.

EL CROCHET CORRECTO

Como todo en la vida, errar es la mejor forma de aprender, y encontrar el crochet que más se adapta a tu proyecto no es la excepción. Para encontrar la aguja que te parece correcta <porque el gusto es subjetivo y personal> tengo dos maneras que pueden ser útiles para ti.

1. Midiendo la lana en el crochet

Toma 2 o 3 crochet que creas puedan ser adecuados para el hilado que vas a ocupar y haz el ejercicio de hacer una cadeneta. Si ves que tu hilado se sale del espacio “punta” del ganchillo, ese crochet es muy chico. Si ves que tu hilado queda realmente “flotando” en el espacio punta del gachillo, ese crochet es demasiado grande. Y si ves que tu hilado queda justo en el espacio…encontraste el crochet perfecto.

Recuerda que la elección del crochet también depende de la terminación que quieras darle a tu trabajo, por ejemplo, si buscas un tejido holgado tipo veraniego, no temas en ocupar un crochet un poco más grande que el recomendado, en cambio si quieres un resultado más tupido, ocupa el número de crochet que recomienda el ovillo o un numero un poco más pequeño. Así te darás cuenta que no existe la formula perfecta.

2. Tejiendo una pequeña muestra

Si sientes que el crochet que elegiste con el método anterior no te convence del todo, haz una pequeña muestra. Teje un par de cadenas y unas cuantas filas con el punto que más te guste y hazlo con los crochet que mediste anteriormente <grande, medio y chico>. Así obtendrás una imagen clara y concreta de como quedara tu tejido finalmente. En muchos casos, uno termina ocupando un crochet por la terminación que queda en el tejido, más que el número que recomienda el etiquetado del ovillo. Caso diferente es cuando se sigue un patrón, donde sí o sí debes seguir las instrucciones al pie de la letra para que las tallas coincidan.

Y ya está. Estas son mis recomendaciones para elegir tu crochet. Recuerda que probar y errar es la mejor manera de aprender, y de adquirir experiencia.

¿Cuáles son tus métodos para escoger el ganchillo ideal para tu proyecto? Los leo.

Cariños

<Yo Crochet>

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s